Select Page

017 – El corredor de fondo, la fuerza tranquila de un viejo roble.

017 – El corredor de fondo, la fuerza tranquila de un viejo roble.

Es asombroso lo que puede lograr hacer el cuerpo sin que sospeches que tiene esta capacidad.

Marzo 2015

Después de correr mi primera maratón, 15 de marzo 2015 en Barcelona, me tiré como 6 días andando como un cangrejo y 15 días sin poder hacer deporte.

A pesar del dolor decidí que quería correr más maratones pero haciendo las cosas bien. Iba a dedicarme a hacer esfuerzos de entre 3h y 4h, que exigen horas de entreno y tenia 40 años, me pareció una lógica aplastante lo de acudir a un preparador físico.

Mi preparador en nuestra primera entrevista me comentó que lo importante no era hacer, si no tener la capacidad de rehacer una y otra vez. Que no importa correr a ritmo XX si el dia siguiente no puedes entrenar, que todo se tienia que ver de forma global. No mirando el entreno de hoy, ni el de esta semana y tampoco el de este mes. En su momento estaba centrado en mi ritmo de serie del ultimo entreno y eso de la globalidad del entrenamiento me sonaba a poesia.

Junio 2017

Estoy ahora iniciando mi tercer año de entreno y  se avecina la posibilidad de cumplir un seño : correr los 100km de Milliau, una ultra maratón de 100km en asfalto.

En la óptica del entreno de los 100 km de Millau (el 30/09/2017) he realizado el 3 de junio 2017 una tirada larga que consistía en hacer el Camino Lebaniego corriendo. Una sola etapa: 70km y 2500m de desnivel. Fueron 9 horas de esfuerzo en modo ultratrail, andando en pendientes empinadas y corriendo todo lo demás.

  • Sopresa nº1

Sufrí un poco, pero lo hice sin más problemas. Me pareció mucho facil por ejemplo que mi primera maratón. Esta “facilidad” me sorprendió. La distancia máxima que había corrido hasta la fecha era 43km… dar un salto a 70km me asustaba bastante.

  • Sopresa nº2

El día siguiente, podía andar, subir escaleras, bajar escaleras… hasta fui a la huerta a poner tutores a las alubias. El lunes en mi plan de entreno tenía que hacer 40 min de elíptica, pude cumplir sin problema. El martes corrí 10km sin ningún problema. Y la semana de entreno se desarrollo sin problema.

Las capas del roble

¿Cómo podía ser? ¿Cómo puede ser que mi cuerpo me sorprenda así? Es capaz de tragar 70km y el día siguiente no se queja. Hombre claro que no estaba para series, ni escaleras, ni sentadillas. Pero si para vida normal y para poder entrenar como después de cualquier carrera: recuperación activa.

Comente a mi entrenador mi sorpresa. Me dijo que ello se debía al entreno. Ante mi cara de incredulidad, después de unos segundos, añadió  “No al entreno de ayer, ni el de la semana pasada, si no a los más de 28 meses que llevas entrenando, todos han sumado”.

Me vino a la mente esta imagen: el corredor es un árbol, cada año añade una capa a su tronco, puede que estas capas no se aprecien, pero aquí están, sumando. El árbol frágil en sus primeras años a medida que va pasando los años va añadiendo capas y puede lograr un día tener la fuerza tranquila, de un viejo roble.

Por supuesto todas estas consideraciones se aplican a corredores populares que no tienen otros objetivos que el de disfrutar corriendo. Desconozco como funciona eso para élites y olímpicos. No obstante me gusta esta imagen del árbol porque da un sentido a porqué ser constante entrenando: estás construyendo una nueva capa del árbol.

En todo caso la capacidad de recuperación que adquiere el cuerpo que se entrena es fascinante porque solo se consigue con constancia y con tiempo.

La poesia

Internet, los smartphone, whatsapp, snap chat, twitter, Instabram, Facebook … nos ha tocado vivir la era de la inmediatez y tal vez nos tocara la era de la super inmediatez: del big data permite a algoritmos no solo dar respuesta inmediata si no que has les da la capacidad de anticiapar tus deseos.

Ante este panorama un resultado que tarda en dibujarse y que requiere tiempo para lograrse lo veo como algo muy romantico, como la belleza de viejo roble que fue bellota en la epoca de mi tatarabuelo.

Hasta pronto y no olvides …

He aquí mi secreto: solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos.

Antoine de Saint-Exupéry. (El Principito)

Sobre el autor

Lionel

Nací en Toulouse (Francia) en 1974, vivo en España desde hace más de 20 años. Tengo 2 hijos, trabajo en sector marketing online / desarrollo web. En octubre 2013 pesaba 103 kilos. 3 años después he perdido 29 kilos, he corrido más 7000 km, acabo de finalizar mi sexta maratón. Lo más importante de todo: no me he lesionado, he disfrutado, nunca he estado tan vivo como en este periodo. Podría parecerte que he vivido 3 años de infierno con dietas y sudor, pero fueron 3 años de alegrías. Ello tuvo un impacto positivo directo en mi vida personal, familiar, profesional y como no, en mi salud. Comparto contigo todo lo que me ha ocurrido durante en estos 3 años. Si logro inspirarte o ayudarte habré alcanzado con notable el propósito de este blog. ¡Corre Forrest, Corre!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

correforrest.com

Me llamo Lionel Nattes, me encanta vivir aventuras, y descubrir el mundo, corriendo. correforrest.com es el blog en el cual publico artículos sobre los sitios donde voy a correr. Que seas un corredor principiante o ya con miles de kilómetros en las piernas te doy la bienvenida aquí.

Sigueme … si puedes :)

Apúntate