Select Page

001 – ¡No empieces a correr, es durísimo!

001 – ¡No empieces a correr, es durísimo!

1/ Empezar

Todos los inicios son difíciles. Acuerdate de tus primeras vueltas en bici sin ruedines o de la primera vez que tuviste que leer una página entera.

El hecho de practicar una actividad de forma poco constante es estar siempre en la fase de inicio y por lo tanto siempre estar en la fase difícil, nunca alcanzar la fase del control y aun menos la del disfrute.

La constancia es el máximo aliado del corredor, la inconstancia su peor enemigo. No tener constancia es condenarte a quedarte siempre en las dificultades del inicio.

Es difícil empezar de cero, es igual de difícil volver a empezar después de una lesión. Por lo tanto hay que tratar de ser constante en los inicios y una vez arrancado:

  • Cuidarte mucho para no tener que parar.
  • Preparar bien tu planning semanal de entreno y anticipar los momentos difíciles de la semana para lograr cumplir con tu plan.
  • Nunca aceptes excusas que no vengan del fondo de tu cuerpo. Tus músculos pueden hablarte y decirte de parar, tu mente no. “Hace frío”, “estoy agotado” no son excusas validas, sal, haz menos, cambia el entreno, hazlo mas divertido, pero sal a entrenar. Si tienes agujetas, te duelen los tendones, las articulaciones, aquí si que merece reflexión. Correr lesionado es lo peor que puedes hacer, porque vas a empeorar la lesión, por lo tanto más tiempo para curarte, por lo tanto se merma aún más la tan deseada constancia.
ahorrarEs la constancia en sumar que hace el ahorro, es la constancia en el entreno que hace al corredor.

Suelo comparar el empezar a correr con empezar a ahorrar … hay que elegir el buen nivel de ahorro mensual para no ahogarse, y hay que ser constante para que lo ahorrado sea significativo. Si miras al final del primer mes, tu ahorro te parece insignificante, hasta puedes pensar todo este esfuerzo para tan solo eso. Pero después de 3 meses, 6 meses, 1 año lo ahorrado empieza a tener sentido.

2/ Correr

¿Estamos hechos para correr? ¿si? ¿no?

Lo cierto es que puede ser que estuvimos hechos para correr, pero la vida confortable que nos ofrece nuestra sociedad nos atrofia, nos ablanda.

El empleo del tiempo diario de una persona podría ser:

  • duerme 8 horas
  • pasa 8 horas sentado en el trabajo,
  • esta 1 hora sentada en transporte,
  • esta 1 hora sentada entre desayuno, comida, cenar,
  • 1 horita de sofá …. Querido sofá ….

sofa

Total: 19 horas en posición sentada o tumbada. Esta persona en las 5 horas que le queda si no realiza una actividad física un poco intensa, pues no, no esta hecha para correr.

Pero puede que empleando bien sus 5 horas de disponibilidad vertical (me encanta el concepto) poco a poco pueda volver a adueñarse de su cuerpo y convertirse en alguien que podría soportar físicamente los inicios de un corredor y luego hasta … disfrutar del correr. Si, si.

He empleado el termino soportar físicamente, porque al nivel físico hay por una parte un riesgo alto de lesiones y una cantidad de pequeños dolores que van a dificultar el seguir corriendo :

  • Dolor en los pies pie: la planta de los pies, las uñas, las ampollas
  • Dolor en los músculos de las piernas
  • Dolor en las articulaciones : tobillos, rodillas
  • Dolor en los tendones
  • Dolor en el corazón cuando sube en revoluciones
  • Dolor en los pulmones cuando empiezo a ventilar fuerte
  • Dolor en los lumbares
  • Dolor en las cervicales los hombros, los brazos de tanto moverlos
Te lo he pintado negro, pero si empiezas con tranquilidad vas a ver tu cuerpo cambiar y empezaras a disfrutar en muy pocas semanas. En otro artículo te contare experiencias muy próximas al orgasmo cuando las endorfinas inundan el cuerpo de corredor.

Entonces es un problema sin solución, tengo que ser constante, pero de forma permanente tengo mi cuerpo que me dice de no serlo y mi espíritu que tienen buena voluntad pero vamos, sumar frió, cansancio y dolor de tobillo … pues abre la puerta a la facilidad que es “hoy no voy”.

3/ ¿Qué hacer entonces para empezar a correr?

¡Prepararse! Correr es un deporte muy completo que requiere un entreno total del cuerpo. Entonces mi recomendación para empezar a correr es NO CORRER.

prohibido-correr

1/ Empieza a andar a buen ritmo en llano 50 minutos en continuo. 1 vez a la semana.

2/ Empieza a hacer trabajos específicos de piernas, core, hombros, brazos. No hace falta ir al gimnasio con poco material lo puedes hacer en casa: sentadillas, abdominales, pesas con cintas de pilates. 2 veces a la semana 20/30 minutos.

3/ Método CaCo: caminar / correr . Un ejemplo Ca/Co: corres 5 minutos / andas 5 minutos. Repite ello 4 veces. Al final de la sesión habrás hecho 40 minutos de trabajo, 20 minutos corriendo, 20 minutos andando. 1 vez a la semana.

4/ Trata de hacer un deporte cardio a la semana que no sea de correr, lo ideal es bicicleta de monte, spinning, remo o cursos de gym cardios, tipo body pump, aerobic, total training, trx.

5/ Estirar, estirar, estirar después de cada sesión.

6/ Adopta hábitos saludables de vida. (alimentación, sueño)

Si estas en sobrepeso, es recomendable antes de empezar a correr de bajar peso con ejercicio cardio. Los impactos al correr son muy duros y la ley de la gravedad es muy cruel: cada kilo que logras levantar del suelo vuelven a caer con violencia sobre tus huesos, meniscos, articulaciones y tendones. Mi próximo artículo hablará de cómo empezar a correr en caso de tener sobrepeso y ya que estamos un desafío tremendo … ¿Cómo perder peso?

4/ Resumiendo

¿Quieres empezar a correr?

Prepárate: No te gusta sufrir, tu cuerpo no le gusta sufrir, si empiezas a correr así, de un día para otro, vas a sufrir. Por lo tanto haz un entrada en materia suave con el método ca/co y haz otros deportes para fortalecer tu cuerpo.

Se constante:  El correr es una actividad donde lo más importante de todo es la constancia.

Hasta pronto para un nuevo artículo y no olvides …

Tonto es el que hace tonterías.

Madre de Forrest Gump

madre-forrest-gump

Sobre el autor

Lionel

Nací en Toulouse (Francia) en 1974, en 1997 vine a España para un intercambio universitario, y desde entonces aquí estoy. Tengo 2 hijos, trabajo en sector marketing online / desarrollo web. En 2013 pesaba 103 kilos, 3 años después había perdido 30 kilos y había corrido miles de kilómetros. Todo mi vida he jugado al rugby, de los 10 años a los 33 años. 23 años empujando en las meles cuesta luego ponerse a correr. No soy un buen corredor pero me gusta correr y todo el entrenamiento que requiere. He corrido varios maratones, 100 km asfalto, ultras de montaña y carreras por etapas en el desierto. Cada día disfruto más de los retos: carreras sin dorsales en el cual se combina correr y viajar, descubriendo rincones fantásticos del mundo. Comparto en correforrest.com pensamientos relativos a mi perdida de peso, a mi nueva vida corriendo y a los sueños de futuras carreras y destinos. Si logro inspirarte, o si te hago sonreír, o simplemente si te hago soñar con viajar y ir a descubrir el mundo paseando o corriendo habré alcanzado con notable el propósito de este blog. ¡Corre Forrest, Corre!